Servicio de cirugía para centros veterinarios

Opera en tu clínica: Traumatología , Oftalmología y Tejidos blandos

Cirujano autónomo con 20 años de experiencia en Barcelona y alrededores

Contacta por email: info@serviciosveterinarios.es Veterinario cirujano: Rafael Segarra Menéndez

(Página dirigida a veterinarios. Recopilación de cirugías que pueden herir sensibilidades ajenas)


TUMOR PERIANAL DE 360º
DIGESTIVO. PIEL. ONCOLOGÍA. ENERO 2013.






Historial Macho adulto diabético y castrado de 15 años con sangrado al defecar y en otros momentos que ayudan a decidir a los propietarios que ya es el momento de solucionar un bulto alrededor del ano.
Diagnóstico Tumor perianal ulcerado que rodea totalmente el ano, abarca la base del rabo y profundiza hacia recto.
Pruebas Control radiográfico de tórax y analítica. No se aprecian áreas compatibles con metástasis y la analítica tampoco aporta nada mas allá de una leve anemia. Valores de Calcio normales y glucosa al inicio de 135. No presenta poliuria-polidipsia que acompaña a los adenocarcinomas por hipercalcemia. Estamos probablemente frente al tumor perianal más habitual, un adenoma perianal y se decide no retirar los nódulos linfáticos sublumbares.
Tratamiento Cirugía algo compleja ante la cronicidad del proceso y el amplia área donde se encuentra el tumor que rodea totalmente el ano. Se deberán hacer grandes escisiones de tejido perianal y a cierta profundidad y al mismo tiempo debemos respetar suficiente irrigación nerviosa para no desarrollar una incontinencia postquirúrgica.



La desinfección exhaustiva y el cierre del ano en bolsa de tabaco son los procesos previos a la excisión que será lo más extensa posible sin producir un daño irreversible. El aporte principal vascular y nervioso llega en ventrolateral al ano y en este caso, donde la masa mayor está dorsal, hace pensar que podremos evitar el peor problema del postoperatorio, la incontinencia.




Empezando en el rabo podemos dirigirnos directamente a la zona profunda del tumor sobre el recto, después disecamos de la musculatura coccigea lo mas limpiamente posible. Limpiar el recto es la parte más delicada y la que permite ser menos agresivo en la escisión ya que la serosa intestinal está en íntimo contacto con la parte medial del tumor que ha ido creciendo en profundidad hasta rodear todo el recto.




En un punto de la cirugía debemos romper el tumor para poder extraerlo lo más completo posible ya que rodea totalmente al ano y recto. La irrigación nos presenta frecuentes hemorragias que se van ligando o cauterizando. Por suerte la mayor parte del tumor es dorsal al ano con lo que se respeta mas fácilmente el riego pero no es posible extirparlo con márgenes de seguridad.




Tras una limpieza con suero del área quirúrgica empezando en profundidad alrededor del recto se sutura por capas hasta la última que será sutura intradérmica para minimizar la contaminación posterior de la herida y también las molestias al paciente. Los valores de glucosa se mantuvieron entre 139 y 352 durante las 24h que estuvo en cirugía y postoperatorio inmediato.




El resultado final es bueno aunque la invasión del tumor es mayor de lo que habitualmente vemos, no solo en el área perianal sino en profundidad abrazando a buena parte del recto. En este tipo de cirugías el 90% es el porcentaje de curación habitual pero en el caso actual el pronóstico dado al propietario es reservado ya que en gran parte no se ha podido extirpar con márgenes.




No se presentaron incontinencias o dolor importante aunque si se presentó una dehiscencia de la sutura que hubo que corregir bajo anestesia general a los 6 días. Se resuturó de nuevo con un patrón intradérmico que no volvió a dar problemas y a los 15d de la cirugía se dio el alta. A los 3 meses reapareció el tumor aunque no se reintervino dada la edad y la combinación con otros problemas.